Valdebebas: mucho más ciudad

Valdebebas


Definida desde el principio como ‘ciudad verde’, se habla de Valdebebas como la puerta de Madrid del siglo XXI. En total, casi 11 millones de metros cuadrados para un nuevo barrio madrileño situado al sur de IFEMA y  junto a la T-4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Valdebebas aúna tranquilidad y naturaleza, combinadas con actividad residencial y comercial para satisfacer todas las necesidades de los 50.000 vecinos que se estima que vivan en el barrio. Y se convertirá, sin duda, en una de las zonas más importantes del futuro de la capital, no solo por su capacidad residencial, sino por su área de influencia: su superficie albergará la futura Ciudad de la Justicia de Madrid. Valdebebas es ya una realidad, con aproximadamente 20.000 vecinos viviendo en la zona y disfrutando del mayor parque construido en la región: el Parque Forestal Felipe VI.

Distribución del suelo

El ámbito de Valdebebas cuenta con una extensión total de 10.649.176 millones de metros cuadrados. En ellos tiene cabida una gran combinación de usos de suelo: residencial, terciario (comercial y de ocio, oficinas), zonas verdes y dotacional para equipamientos públicos (centros educativos, sanitarios, deportivos y culturales). 

En concreto, la distribución de la superficie de suelo bruto se contempla de la siguiente manera:

Atendiendo ahora a la edificabilidad en los suelos de uso lucrativo, nos encontramos con esta distribución:

Prácticamente, la mitad del suelo se destina a zonas verdes y ajardinadas, en las que se integran hasta 49 áreas de parques urbanos. De este modo y según se establece en el Plan de Ordenación, ningún edificio distará más de 150 metros de una zona verde. Aquí se incluye también el que será “el mayor parque construido nunca en Madrid”, el denominado Parque Forestal Felipe VI, que supone una auténtica labor de regeneración del entorno. Con él conectarán las redes de paseos ajardinados y de parques urbanos que se distribuyen por todo el ámbito, constituyendo así uno de los desarrollos urbanísticos más sostenibles de todos los implementados hasta la fecha en España.

Por otro lado se encuentra el suelo residencial. Este espacio está pensado para albergar hasta 11.400 viviendas. El 55% de ellas serán viviendas libres, mientras que el 45% restante dispondrán de algún tipo de protección. En total, el desarrollo de Valdebebas tiene pensado acoger 141 promociones residenciales. Después del inicio de las obras en 2005, y con fecha de última revisión en junio de 2020, hay terminadas 95 promociones, que ya disponen de sus respectivas Licencias de Primera Ocupación (LPO). Otras 22 se encuentran en fase de ejecución y las 14 restantes están pendientes de desarrollo. 

En relación a los suelos de uso terciario, el ámbito integrará un gran número de locales comerciales y de oficinas. Aquí se incluye el ‘Proyecto Ágora’, que consiste en 3 parcelas de 145.794m2 para uso comercial y 36.448 m2 para oficinas con usos sanitarios, educativos hoteleros y deportivos. Aquí se contempla el desarrollo de un complejo multiusos de gran extensión en el que tenga cabida el centro comercial más grande del norte de la capital.

Pero destaca la creación de ‘Valdebebas Fintech District’, la nueva ciudad financiera de Madrid con una oferta de suelo empresarial (1.200.000 m2) pensada para convertirse en núcleo de importantes firmas financieras y tecnológicas. Gracias a su ubicación estratégica, a solo 3 minutos del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, y con conexiones a las principales vías de entrada al corazón de la capital, se trata de una zona llamada a acoger los servicios más punteros con infraestructuras de alto nivel y referentes a gran escala.

Sostenibilidad

Valdebebas será uno de los pulmones de la capital con 5 millones de metros cuadrados reservados para zonas verdes. Es decir, casi el 50% del suelo se destina al entorno natural con el objetivo de potenciar los ecosistemas y el bienestar de los habitantes. De hecho, Valdebebas presenta el firme compromiso de que ningún edificio diste más de 150 metros cuadrados de una zona verde y peatonal desde la que se pueda acceder al Parque Forestal Felipe VI. Este gran parque abierto en 2013 y que pone 470 hectáreas de pura naturaleza en el barrio es el mayor construido en la capital, ejecutado a cuenta del Ayuntamiento de Madrid tras una cesión del terreno realizada por los propietarios de suelo que supuso 90 millones de euros. Además, en enero de 2021 dio comienzo la construcción del Parque Central de Valdebebas, el segundo gran parque del desarrollo que contará con 90.000 metros cuadrados y cuya previsión es que esté finalizado en un plazo de dos años.

La gran embergadura del Parque Forestal Felipe VI la ponen de manifiesto los elementos naturales que alberga y que los madrileños ya pueden disfrutar:  bosques con laberinto, un pinar, arboledas, sendas para realizar rutas a pie, carriles bici, manantiales, un pequeño embalse y el paso del Arroyo de Valdevivar, que puede cruzarse mediante pasarelas. Desde el principio, esta masa verde se pensó como la gran oportunidad de regeneración del cauce natural de Valdebebas, dándole una segunda vida a las zonas degradadas con la plantación de unos 200.000 árboles de menores exigencias hídricas para también reducir el consumo de agua.

La zona más urbana de Valdebebas también concibe la naturaleza dentro de sí. Además de 49 parques a pie de calle, el barrio alberga amplios bulevares ajardinados con 12.000 árboles plantados para mejorar la calidad del aire y el entorno paisajístico. En línea con el eje de la sostenibilidad que define al ámbito, se ha implantado un sistema de riego basado en agua regenerada para el ahorro y el reaprovechamiento de recursos; y en cuanto a eficiencia energética, las calles de Valdebebas disponen de un alumbrado eléctrico que reduce en un 32% el consumo de energía y también disminuye el impacto lumínico en el entorno. Asimismo, se ha creado el Estudio de Vigilancia Ambiental (EVA) mediante el que vigilar el cumplimiento de todas estas medidas sostenibles y el cuidado del medioambiente.

Parque Forestal Felipe VI

Por otro lado, respecto a la contaminación acústica, se ha utilizado un pavimento reductor de ruido que mitiga el impacto sonoro de los vehículos al circular. Y para contribuir a la accesibilidad, se han llevado a cabo mejoras en la visibilidad, la eliminación de peligros en las aceras y pasos de peatones, el uso de pavimentos en distintos relieves, la distinción entre aceras y carriles bici y la colocación de bancos y mobiliario adaptado para todo tipo de viandantes. Estas, entre otras medidas, quedaron recogidas en el convenio firmado con la Fundación ONCE en 2006 con el objetivo de suprimir las barreras arquitectónicas, especialmente para personas con necesidades especiales.

Valdebebas conecta con la naturaleza. Pero también lo hace con la vida cosmopolita característica de Madrid. El barrio ya cuenta con accesos a la M-11 (enlaza con el aeropuerto), la M-40 (centro de la capital), la R-2 (une con el noreste de España) y la M-12 (conecta con el eje norte-sur del aeropuerto). Pero, además, desde finales de 2015 dispone de estación de Cercanías (C-10) que conexiona el aeropuerto con Chamartín, Nuevos Ministerios y Atocha, el principal eje de movilidad ferroviaria de la región. Esta estación aspira a convertirse en un gran intercambiador de transportes con la llegada de la línea 11 de Metro, que trazará una diagonal en la red metropolitana madrileña conectando el suroeste con el noreste de la capital. Y para garantizar y consolidar esta apuesta por la movilidad sostenible y el uso del transporte público y alternativo, Valdebebas cuenta ya con más de 13 kilómetros de carril bus y 27 kilómetros de carril bici.

Estado del proyecto

En 2004 se aprobó el Plan Parcial de ‘Ciudad Aeroportuaria-Parque de Valdebebas’. Y un año más tarde, en 2005, se formalizó la Junta de Compensación de Valdebebas. Las obras de urbanización del ámbito dieron comienzo en 2006 con el fin de empezar la edificación en 2011. Los primeros vecinos llegaron a finales de 2013. En 2018, con la aprobación de la reparcelación económica de la zona, se autorizó que pudiera retomarse la construcción de aquellas promociones que se habían quedado en el aire y también se dio permiso para que las obras del distrito financiero de Valdebebas pudieran comenzar.

A día de hoy, el desarrollo se encuentra ya en un estado muy avanzado, con un elevado porcentaje de promociones de viviendas finalizadas y entregadas. En la actualidad, en  Valdebebas se encuentran empadronados más de 16.000 vecinos pero la previsión es alcanzar los 50.000 vecinos en el barrio cuando culmine la fase de edificación. Poco a poco, el barrio va creciendo en número de residentes y promociones y así seguirá teniendo en cuenta las recientes subastas de suelo del Ayuntamiento de Madrid (en las que ha existido un fuerte interés inversor) y las compras de terreno que están llevando a cabo las compañías promotoras para construir.

En febrero de 2020, se anunció la compra de la pastilla comercial de Valdebebas por parte de la socimi General de Galerías Comerciales, capitaneada por Tomás Olivo. La compra de los casi 150.000 m2 de suelo, por 55 millones de euros, es el primer paso para construir el mayor centro comercial de la zona norte de Madrid. Y en 2021 han arrancado las obras del área financiera del ámbito, el Valdebebas Fintech District.

Recientemente, en abril de 2021 se colocó el tablero del denominado Puente de la Concordia, una vanguardista infraestructura de 260 metros de longitud y 2.500 toneladas situada sobre la M-12 que conectará el área residencial de Valdebebas con la terminal T-4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. El puente es uno de los motivos por los que el nuevo barrio se vende como la ‘puerta del Madrid del siglo XXI’ y estará abierto a la circulación próximamente. De momento, la infraestructura ha superado con éxito las pruebas de carga para certificar su seguridad.

Por otro lado, el intercambiador de transportes de Valdebebas acaba de recibir luz verde por parte de la Comunidad de Madrid para iniciar la tramitación de la licitación de las obras. Se prevé que la construcción comience a principios de 2022, con un plazo de ejecución de 15 meses y una inversión de 32,8 millones de euros.


Salir de la versión móvil