¿Puede la tecnología resolver la escasez de personal cualificado en el sector de la construcción?

La escasez de trabajadores ha llegado para quedarse. La digitalización podría ser la respuesta.

¿Puede la tecnología resolver la escasez de personal cualificado en el sector de la construcción?


El sector de la construcción en España se enfrenta a una grave escasez de mano de obra. Según se desprende de la ‘Encuesta a las empresas españolas sobre la evolución de su actividad del segundo trimestre de 2022’ publicada en el mes de junio por el Banco de España, el 45% de las empresas de construcción declara estar experimentando problemas para encontrar personal cualificado, 4 puntos más con respecto al trimestre anterior.

Esta situación es problemática, ya que el sector de la construcción está luchando simultáneamente para retener a los trabajadores que envejecen y también para atraer a perfiles más jóvenes. Para dar un giro a la situación, las empresas de construcción deben resolver dos problemas fundamentales. En primer lugar, tienen que aprender a maximizar la productividad de los empleados. En segundo lugar, tienen que hacer que los trabajos de construcción sean más atractivos para los trabajadores más jóvenes, creando una rampa de acceso para una nueva generación de trabajadores de la construcción.

Afortunadamente, es posible solucionar estas dos cuestiones. Las nuevas tecnologías digitales están transformando el negocio de la construcción, ayudando a los equipos a trabajar de forma mucho más eficiente y también están haciendo que el sector sea mucho más atractivo para los jóvenes con conocimientos de tecnología que demandan puestos de trabajos más digitales.

El auge de la construcción con tecnología

Al fin y al cabo, las obras de construcción de hoy en día no son sólo lugares en los que trabajadores con cascos levantan palés de ladrillos. Cada vez se utilizan más herramientas sofisticadas de modelado de información de construcción (BIM) para gestionar proyectos complejos y organizar el trabajo en múltiples obras, organizar el flujo de materiales incluso en medio de las interrupciones de la cadena de suministro, y mantener a los clientes, arquitectos, ingenieros y trabajadores de primera línea totalmente coordinados e informados sobre el progreso de un proyecto.

También se utilizan listas de control digitales para mantener todo el proceso organizado y plataformas de comunicación digitales para compartir la información y mantener a los equipos en la misma dirección de trabajo. Incluso es frecuente a día de hoy usar drones para realizar estudios mucho más rápidamente de lo que era posible hace pocos años antes, lo que permite que un solo trabajador realice tareas que antes habrían necesitado una docena de obreros.

Incluso los responsables de obra están descubriendo que la tecnología puede ser un poderoso multiplicador de fuerzas. Las herramientas de control remoto y las cámaras con acceso a Internet, por ejemplo, permiten a los supervisores vigilar más de cerca a sus hombres, gestionar las obras con mayor eficacia y mantener el ritmo de trabajo incluso cuando no están presentes. El resultado: equipos más productivos, un trabajo de mayor calidad y menos errores y tiempo desperdiciado que conllevan costosas repeticiones. De hecho, en el caso de PlanRadar el 87% de nuestros clientes afirma que nuestra solución digital ha supuesto un gran ahorro de tiempo en la gestión de defectos. Se estima que gracias a la herramienta se pueden ahorrar unas 7 horas de media a la semana.  

Los trabajadores jóvenes demandan tecnología digital

La digitalización de la construcción es un asunto importante no sólo porque impulsa la eficiencia, sino porque hace que la propia industria resulte mucho más moderna y atractiva para los trabajadores más jóvenes. Hoy en día cualquiera de los denominados nativos digitales tiene capacidad y formación con dispositivos tecnológicos, por lo que no sorprende que los trabajadores jóvenes prefieran tratar con una tableta o un smartphone que con un portapapeles o una carpeta llena de información técnica.

Lo más importante es que las herramientas digitales también dan a los jóvenes empleados la oportunidad de verse a sí mismos no como simples músculos para realizar el trabajo de primera línea, sino como trabajadores valiosos con habilidades y potencial. La tecnología digital abre la puerta a la comunicación y la colaboración; permite a las personas acceder a la información, resolver problemas y aprender con rapidez; y ofrece a los directivos la posibilidad de dar retroalimentación, reconocer el éxito y los logros de sus plantillas. Este tipo de compromiso y este tipo de potencial para aprender y crecer es exactamente lo que buscan los trabajadores más jóvenes.

Un imán, no un obstáculo

La idea de que aumentar el uso de la tecnología en la construcción podría ayudarnos a superar la crisis laboral puede sonar contradictoria. Al fin y al cabo, las habilidades STEM son aún más escasas que las habilidades convencionales relacionadas con la construcción. Si no se puede encontrar a alguien que blinde un mazo o ponga tejas en un tejado, ¿se va a poder encontrar a alguien que gestione las herramientas y los procesos BIM?

La clave es asegurarse de que sus herramientas tecnológicas sirvan como un imán para el talento, no como un obstáculo que impida que la gente se una a su equipo. Esto significa poner en marcha soluciones tecnológicas que eleven el nivel de los flujos de trabajo sin complicarlos en exceso y que tengan una barrera de entrada baja tanto para los trabajadores nuevos como para los ya existentes.

Afortunadamente, ahora se puede acceder a muchas tecnologías digitales y gestionarlas con los mismos teléfonos inteligentes que los trabajadores de la construcción y los jefes de obra ya llevan en sus bolsillos. Con una experiencia de usuario intuitiva, influenciada por las aplicaciones de consumo, cada vez es más posible que tanto los trabajadores veteranos como los más jóvenes aprendan a utilizar las soluciones digitales sin apenas formación, y como la tecnología aporta ventajas reales tanto a los trabajadores como a las empresas, los índices de adopción suelen ser muy elevados.

La tecnología es la respuesta

Por supuesto que la escasez de mano de obra es real y no se puede negar que algunas empresas de construcción tendrán dificultades para dotar de personal a sus obras en los próximos meses y años.

Sin embargo, cuanto más adopten las organizaciones las nuevas tecnologías, más fácil será gestionar incluso proyectos grandes y complejos con una plantilla más reducida, y también crear una rampa de acceso para una nueva generación de jóvenes profesionales de la construcción con conocimientos tecnológicos. De un modo u otro, el sector está cambiando, y las empresas que adopten las nuevas tecnologías estarán mucho mejor situadas para sobrevivir y prosperar en la nueva era.


Salir de la versión móvil