La inversión hotelera en España superará los 3.000 millones de euros al cierre del ejercicio 2023

El encuentro anual, que ha contado con el patrocinio de IHG Hotels & Resorts y Vignette Collection, reunió ayer a más de 250 profesionales del sector en el Intercontinental Madrid Hotel



El mercado inversor ha registrado una intensa actividad durante 2023, lo que le permitirá cerrar el ejercicio con un volumen total de capital invertido superior a los 3.000 millones de euros, cifras que podrán ser similares o ligeramente superiores a las registradas en 2022.

Esta ha sido uno de los principales indicadores que han protagonizado el debate de la Conferencia Anual de Inversión Hotelera, organizada por Cushman & Wakefield. El encuentro celebrado ayer, 30 de noviembre, en el Intercontinental Madrid Hotel bajo el título “La inversión hotelera se reinventa en un mercado maduro”, ha reunido a más de 250 profesionales de la industria hotelera, ya ha contado con el patrocinio de IHG Hotels & Resorts y Vignette Collection.

En su presentación, Albert Grau y Bruno Hallé, socios y codirectores de Cushman & Wakefield Hospitality en España, han desgranado algunos de los hechos que han protagonizado el 2023 y han apuntado también los retos del futuro en materia de inversión hotelera y de la industria en general.

Albert Grau ha subrayado “el dinamismo de la actividad inversora durante la segunda parte del año. Mientras la cautela durante el primer año ralentizó algunas operaciones, en esta segunda parte hemos visto y posiblemente todavía veremos antes de finalizar el año un número de transacciones que permitirá superar la barrera de los 3.000 millones de euros en el conjunto del ejercicio”.

En su intervención, Bruno Hallé apuntaba cómo “el foco de los inversores actualmente está más puesto en el segmento vacacional y en categorías de lujo y upper upscale”. También recordaba que algunas de las operaciones responden a la voluntad de hacerse con activos que pueden considerarse trofeos (trophy assets) cómo las adquisiciones del Mandarin Oriental en Barcelona, el Palacio del Retiro en Madrid o el W y The Standard en Ibiza.

Retos para 2024 en el sector: tipos altos, criterios ESG y contexto geoestratégico

La Conferencia ha servido también para apuntar algunos de los hechos que pueden marcar la evolución del sector en 2024 y, entre ellos, la evolución del precio del dinero es uno de los más destacados. Los protagonistas del mercado inversor siguen atentos a esta evolución porque, en el momento que puedan estabilizarse o recuperar niveles más bajos, podemos ver nuevas entradas de capital a la búsqueda de operaciones menos amenazadas por el precio de la financiación.

“La industria hotelera debe seguir impulsando los criterios ESG” – destacaba Bruno Hallé“no solo como necesidad en el día a día de la operativa para cumplir con las exigencias en esta materia, sino también como mecanismo para situar el activo en el mercado en condiciones favorables. Los inversores cada vez son más sensibles a estos criterios en sus decisiones”. En este ámbito de la sostenibilidad se ha hecho hincapié en la gestión del agua, un recurso clave para un mercado como el español. Otros retos apuntados para 2024 en el aspecto operativo han sido la digitalización y el talento en una estrategia dirigida a ofrecer siempre el mejor servicio posible en los hoteles, respondiendo a las exigencias de la demanda, pero también con la mirada puesta en los equipos profesionales


Salir de la versión móvil